sábado, 21 de marzo de 2009

Tacones lejanos

Estos días estoy haciendo limpieza de armarios y me he encontrado los dos únicos pares de tacones que he tenido en mi vida. Ahora ya no me los voy a poder poner así que los negros han ido directamente al reciclado. Los rosas (sí, tengo unos zapatos de tacón rosas, qué se le va a hacer) no los he podido tirar, me daba lástima. Está claro que me estoy haciendo vieja y sentimentaloide...

6 comentarios:

satisgüera dijo...

¡Cómo que nunca más vas a poder ponértelos! ¡Y tú qué sabes! Tiempo al tiempo, mushasha.
Me voy a ver la peli de Almodrofa.
Besos

Anónimo dijo...

Pero que dices!! Es demasiado pronto para que descartes el femenino martirio de los tacones. Si lo estás usando como excusa para no tener que sufrir ese invento que seguro fué ideado por un misógino, lo entiendo. Pero si lo dices con nostalgia porque te apetecería usarlos, ten por seguro que dentro de poco podrás. Tienes que darle tiempo a tu tobillo. Poquito a poco como las orugas. No en vano has dibujado una!!
Jessi

Bego dijo...

bueno, me he quedado con los rosas por nostalgia pero no sé si me los voy a poder poner... le echaré fe... jua jua jua me troncho con el inventor misógino :)))))

Anónimo dijo...

Es que seguro que los inventó un hombre fetichista. A ninguna mujer se le hubiese ocurrido tal martirio. Igual que el wonderbra...Ta claro!!
Jessi

Anónimo dijo...

pero,pero,peroooo... qué pasado tus dibujos amiga B...
estoy alucinando, tiene mucha gracia y encanto (en el buen sentido de ambas palabras).
molan!

AL, tú sabes, a.k.a. Vándalo... el de los caramelos de papel

Bego dijo...

jajajaja otro día me explicas cuál es el mal sentido de "gracia" y "encanto" y yo te cuento dónde poner un millón de quioscos :))))